November 18, 2019
Compartir:

La voluntaria Raquel Bigio idea un osito que permita a los pacientes pediátricos operados del corazón aliviar su dolor después de la cirugía y tener una fuente de alegría y sonrisas. Es hoy uno de los símbolos de la Fundación Cardioinfantil. Hoy en día cada niños del programa social Regale una Vida recibe un Willy para ser acompañado en su recuperación.