July 16, 2020
Compartir:

banner de un Recado Cardio

Versión 1 – 16/07/20

Los resultados de un experimento clínico aleatorizado (ECA) de pequeño tamaño sugieren que el uso de colchicina podría ser de beneficio clínico en pacientes hospitalizados no críticos por COVID-19. Por su efecto antiinflamatorio, accesibilidad y seguridad podría considerarse como tratamiento coadyuvante en pacientes con formas severas o críticas en quienes esté contraindicado el uso de corticoesteroides.

Calidad de la evidencia: muy baja (riesgo de sesgo serio, imprecisión y falta de replicación en los resultados).

Otros mensajes clave:

  • En el contexto de la COVID-19, después del tratamiento con colchicina se ha observado reducción del dímero D, pero no de otros marcadores inflamatorios.
  • El uso de colchicina en periodos cortos es en general seguro, excepto por la incidencia de diarrea que parece relacionarse con la utilización de una dosis de carga o superior a 1 mg/día.

Es importante saber lo que no se conoce
No hay certeza en la extrapolación del efecto benéfico de la colchicina en enfermedades reumáticas y cardiovasculares a la COVID-19. No se conoce el papel de la colchicina en casos que reciben tratamiento ambulatorio por la COVID-19 o en pacientes con insuficiencia respiratoria por la misma causa.

 

Antecedentes

La colchicina es un potente antiinflamatorio liposoluble, que se administra por vía oral y que después de su absorción alcanza en 1-2 horas su nivel máximo en sangre. Actúa inhibiendo la generación de microtúbulos y la activación del “inflamosoma” (complejo precursor de citoquinas proinflamatorias).

Este efecto se ha traducido en el beneficio clínico ya conocido en enfermedades reumáticas y, más recientemente, en enfermedades cardiovasculares. En este último escenario, una revisión sistemática que incluyó 15 ECA (n=3 431) mostró resultados favorables, consistentes y homogéneos: reducción del 60% en un compuesto de eventos cardiovasculares, del 50% en la recurrencia de pericarditis (o síndrome post pericardiotomía) y de 35% en incidencia de fibrilación auricular (2). Estos resultados fueron confirmados por el ECA Colcot (n=4 745), que documentó en pacientes post síndrome coronario agudo una reducción del 23% en recurrencias y eventos cardiovasculares mayores, luego de un tratamiento de 0.5 mg/día (al menos por seis meses) comparado con placebo (3).

Este Recado reseña un ECA (4) que evalúa el uso de colchicina en pacientes hospitalizados con diagnóstico confirmado de COVID-19.


Información en la que se basa este Recado

Por monitoreo de los repositorios de revistas especializadas se identificó el estudio Grecco-19 publicado luego de revisión de pares (4); posteriormente se verificó la existencia de otros artículos similares para COVID-19 en el portal Ovid MEDLINE sin obtener resultados adicionales. Sin embargo, se encontraron 13 protocolos de experimentos clínicos registrados  de colchicina, como tratamiento único o combinado (5)


Hallazgos

El estudio Grecco-19 (4) es un ECA de grupos paralelos (1:1) e intervenciones abiertas en pacientes adultos hospitalizados en 16 centros de tercer nivel en Grecia, con diagnóstico de infección por SARS-CoV-2 (por RT-PCR). Los participantes fueron asignados a colchicina más tratamiento convencional o solo a tratamiento convencional. En el estudio los participantes pudieron ser incluidos paralelamente en otros ECA de medicamentos en investigación para COVID-19. El registro de los desenlaces del estudio fue ciego.

El estudio fue diseñado para tener un tamaño de muestra de 85 pacientes para detectar una reducción del 30% del pico máximo de hs-cTn y de 180 pacientes para detectar una diferencia dos veces superior en la tasa de mejoría clínica. Sin embargo, después de evaluar 184 pacientes para elegibilidad el estudio se finalizó con 110 participantes aleatorizados por descenso de la pandemia en el país. Los pacientes intervenidos recibieron una carga inicial vía oral de 1.5-2 mg de colchicina dependiendo de la presencia de síntomas o la coadministración de azitromicina, seguida de dosis de mantenimiento de 0.5 mg 2 veces/día hasta 21 días.

La evaluación de resultados se presentó en dos categorías: cambio en biomarcadores (troponina de alta sensibilidad (hs-cTn por su sigla en inglés) y dímero D) y evolución clínica (definida como un cambio en al menos dos niveles en la escala ordinal WHO R&D BluePrint Ordinal Clinical Scale ¥. Ver Tabla 1). Los desenlaces secundarios preestablecidos fueron 1) Porcentaje de participantes que requieren ventilación mecánica; 2) Todas las causas de mortalidad durante el seguimiento; 3) Número, tipo, severidad de los eventos adversos.

Los principales hallazgos fueron:

  • No se evidenciaron diferencias en los niveles pico de hs-cTn entre los grupos experimental y control (mediana=0.008, RIQ 0.004-0.0135 ng/Ml versus mediana=0.0112, RIQ 0.0043-0.0193 ng/ml]; p=0.38)
  • Se evidenciaron diferencias en los niveles del dímero D (mediana=0.76, RIQ 0.41-1.59 mcg/mL; mediana=0.92, RIQ 0.68-2.77 mcg/mL; p=0.04)
  • No se evidenciaron diferencias en biomarcadores adicionales (creatin-kinasa, proteína C-reactiva, linfocitos, plaquetas, glóbulos blancos y tasa de filtración glomerular)
  • Los pacientes que recibieron colchicina tuvieron significativamente menos deterioro clínico (1/55 [1.8%] versus 7/50 [14.0%]; OR=0.11, IC95% 0.01-0.96; p=0.046).
  • Se identificó un tiempo mayor de sobrevida libre de eventos en el grupo intervenido con colchicina, comparado con en el grupo control (97% versus 83%, p=0.03)
  • La tasa de eventos adversos fue similar en los dos grupos, excepto diarrea que fue superior en el grupo que recibió colchicina comparado con el grupo control* (25 pacientes [45.5%] versus 9 pacientes [18.0%]; p=0.003).

* Hallazgos del estudio Colcot sugieren que la ocurrencia de este evento adverso está relacionada con la dosis de colchicina suministrada (9.7% versus 8.9% usando 0.5 mg/día o placebo, respectivamente) (3).


Referencias

  1. Martinon F, Burns K, Tschopp J. The inflammasome: a molecular platform triggering activation of inflammatory caspases and processing of proIL-beta. Mol Cell, 2002; 10 (2): 417-26. PMID 12191486. doi:10.1016/S1097-2765(02)00599-3.
  2. Verma S, Eikelboom JW, Nidorf SM, Al-Omran M, Gupta N, Teoh H et al. Colchicine in cardiac disease: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. BMC Cardiovascular Disorders, 2015. 15:96. DOI 10.1186/s12872-015-0068-3.
  3. Tardif JC, Kouz S, Waters DD, Bertrand OF, Diaz R, Maggioni AP, et al. Efficacy and Safety of Low-Dose Colchicine after Myocardial Infarction. Engl J Med, 2019. Dec 26;381(26):2497-2505. doi: 10.1056/NEJMoa1912388. Epub 2019 Nov 16. PMID: 31733140.
  4. Deftereos SG., et al. Effect of Colchicine vs Standard Care on Cardiac and Inflammatory Biomarkersand Clinical Outcomes in Patients Hospitalized With Coronavirus Disease 2019. JAMA Netw Open, 2020; Jun 1;3(6):e2013136. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2020.13136.
  5. ClinicalTrials.gov [Internet]. Maryland: US National Library of Medicine [acceso 16 de julio de 2020]. Find Studies. Disponible en: https://bit.ly/3j4P7dY

Ver más Recados


¿Tiene una pregunta sobre Covid-19?

Nuestro equipo de profesionales buscará la mejor evidencia disponible para responderla.

Enviar pregunta

Este es un producto de la Unidad de Síntesis y Transferencia de Conocimiento de la Fundación Cardioinfantil
 
Equipo editorial:  Cortes O*, Villar JC**,  Moreno K**, Balcázar AM**+.
Contribuciones: (*)Desarrollo, (**)Edición y (+)Diseminación
Contacto:  jvillarc@cardioinfantil.org