Comunicados, Reconocimientos August 20, 2020
Compartir:

34 años de liderazgo

A diferencia de otras editoriales de “El Soplo” donde el doctor Santiago Cabrera nos acompañó dando un mensaje desde su perspectiva frente a los diferentes acontecimientos y un impulso para avanzar, esta editorial se la dedicaremos a él; un ser humano admirado por todos, que ha dedicado su compromiso y corazón al crecimiento de la institución y continuará entregando lo mejor de sí por y para La Cardio.

Tras estos años de liderazgo desde la Subdirección y la Dirección Ejecutiva, es un honor poder continuar con la visión que nos ha inspirado; servir con el corazón a quienes más lo necesitan. Hoy  asume un nuevo reto como Director de Relaciones Institucionales y Donaciones, y queremos hacer un homenaje  al gran líder que es pero, ante todo, a su calidad humana, entrega y trabajo en equipo; empezando por resaltar su capacidad de hacer magia en la vida de quienes le rodean y en los proyectos que pone en sus manos, su capacidad de hacer posible lo que parece imposible, porque esa “magia” está basada en la sabia combinación de lo que Stephen Covey nombra como “el liderazgo centrado en principios”, en lo que irradia e inspira como líder autentico, transparente, humano, ético y efectivo. Su liderazgo nos ha influenciado positivamente a todos los que hemos tenido el privilegio de trabajar con él y quienes hoy también le agradecen por el compromiso adquirido y el lugar que ocupa actualmente la Institución en el país, por ser ese gran profesional que con su guía logró que los sueños se transformaran en realidades sostenibles para una mejor sociedad.

También queremos resaltar la forma en que practica los principios que hacen a un gran líder: aprender continuamente, estar orientado a servir, irradiar energía positiva, creer en las otras personas, porque ¡ser líder no es un título, es una misión de vida!; motivando a su equipo a crecer al siguiente nivel, entendiendo que existen diferencias y conflictos que sabe manejar de la mejor manera para alcanzar los objetivos prioritarios y lograr así aprender del pasado, encontrar oportunidades en el presente y visualizar proyectos futuros, enfocar su vida como una gran aventura en la cual nos reta a crecer a dobles dígitos, a “ir por más” cuidando los recursos, con proactividad, creatividad e inteligencia y, por último, practicar la sinergia sabiendo que el poder de un equipo es mucho mayor que la suma de ejecuciones y fortalezas individuales, enseñándonos a complementarnos desde las fortalezas.

Años de trabajo de la mano con todos los departamentos y proyectos de la Fundación Cardioinfantil le dan una mirada integral y sabia, de manera que, logra conocer como nadie el ADN de la Fundación, por eso, en este nuevo cargo podrá representar esta esencia ante los distintos grupos de interés, contribuyendo a que nuestro propósito misional no se detenga.

Hoy hacemos un reconocimiento a 34 años de liderazgo y entrega, y CELEBRAMOS con él este nuevo reto en su carrera, un compromiso que continúa vigente.

 

 

 

 

Ver revista El Soplo – Agosto 2020