Reconocimientos mayo 31, 2019
Compartir:

Dr. Dario Maldonado

Con profundo sentimiento, hacemos un homenaje póstumo al Dr. Darío Maldonado, fundador de nuestra institución hermana y aliada, la Fundación Neumológica Colombiana; precursor de la neumología moderna del país, un gran clínico y humanista de excelencia.

Entrega, calidad humana y vocación de servicio, son algunas de las palabras con las que podemos describir al Dr. Darío Maldonado; un médico visionario que logró transmitir, a cada uno de sus colegas y equipo de trabajo, su entusiasmo por trabajar incansablemente por la salud y el bienestar de los pacientes.

No podríamos hablar de él sin reconocer su fructífera historia y el valioso legado que, tras muchos años de esfuerzo y dedicación, le deja a la salud neumológica y a los colombianos. Darío Maldonado nació en Pamplona (Norte de Santander), hizo su bachillerato en el Colegio Mayor de San Bartolomé y, después de prestar su servicio militar, ingresó a estudiar medicina en la Universidad Nacional. Aunque su intención inicial era ser cardiólogo, el destino lo llevaría hacia la Neumología y como gran soñador y visionario que siempre fue, decidió viajar a los Estados Unidos para actualizar sus conocimientos en beneficio de los pacientes. 

En la década del 70, el Dr. Maldonado regresó a Colombia tras su formación en Medicina Interna y Neumología en el Hospital Monte Sinai de Chicago y el Hospital de Veteranos de Milwaukee, Wisconsin. Se vincula al Departamento de Medicina Interna del Hospital San Ignacio y a la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Javeriana, donde le da vida a la Unidad de Neumología de dicho Hospital y ejerce como director de esta hasta 1992.

Su entusiasmo por la Neumología se contagió a otros colegas, quienes en conjunto convierten al Hospital San Ignacio en pionero de la terapia respiratoria en la ciudad y en la esperanza para pacientes con patologías como asma, bronquitis y enfisema pulmonar, que en conjunto representan la primera causa de incapacidades médicas en el país y el segundo en Bogotá.

El objetivo trazado por el Dr. Maldonado desde su inicio comienza a cumplirse: tener una Unidad de Neumología con fortalezas en el área de fisiología y fisiopatología que permitiera hacer una mejor aproximación a la clínica de los pacientes y que fuera un poco diferente a las tradicionales unidades de fisiología de la época. Sin embargo, su espíritu visionario lo motivó a ir más allá, creando el programa de posgrado de Neumología. Bajo su dirección, el estudio de la fisiología pulmonar avanza, se desarrollan e implementan nuevas pruebas y estudios de la función pulmonar, incluso algunos de ellos con equipos y programas diseñados dentro de la misma Unidad.

Fundación Neumológica Colombiana: nace un aire de esperanza

 

En el año 1992, el Dr. Darío Maldonado emprende un nuevo reto y crea la primera institución privada especializada en el tratamiento de enfermedades respiratorias: la Fundación Neumológica Colombiana. Desde su creación trabajó de forma desinteresada por la población más vulnerable, fomentando además la investigación y la docencia en el campo de la Neumología.

Era innegable la afinidad de esta organización con los valores y objetivos de la Fundación Cardioinfantil – Instituto de Cardiología, por lo que unimos esfuerzos para obtener una solución integral de salud en el área de las enfermedades cardiopulmonares. El sueño del Dr. Maldonado se consolidó en una moderna sede adyacente a nuestra Institución, fomentando una hermandad y un trabajo colaborativo inmediato, convirtiendo a la Neumológica en parte entrañable de nuestra familia.

Es así como el Dr. Maldonado se convierte también en parte del corazón de La Cardio, en un referente de aquello que aspiramos impulse la motivación de nuestros profesionales: un verdadero médico para sus pacientes, un visionario de la medicina respiratoria y ante todo un excelente ser humano, quien con su ejemplo de respeto, humildad y sabiduría, deja un legado no solo para los pacientes sino también para los profesionales de la salud.

La admiración por su labor como profesional también se extiende a su carácter como padre, abuelo y esposo. Sus hijos, quienes también se inclinaron por la medicina, lo recuerdan por sus asertivos consejos, gran amor hacia su familia y su gusto por la música clásica.

Continuar su legado e incansable labor por la salud respiratoria de los colombianos será el compromiso de quienes tuvimos el honor de trabajar con él.

Fuentes:

«Un soplo de vida». Revista Semana, 1992

«La Unidad de Neumología y su historia». Revista Colombiana de Neumología, 2007

«Los 35 años del Programa de Neumología de la Pontificia Universidad Javeriana en el Hospital Universitario San
Ignacio». Revista Asoneumocito, 2007