Comunicados, Reconocimientos May 12, 2020
Compartir:

El Dr. Fabio Andrés Varón, Neumólogo Intensivista y Jefe de la UCI Médica y Trasplante Pulmonar FNC – FCI, es uno de los héroes al frente de la batalla contra el COVID-19. En esta edición, es nuestro invitado especial para responder algunas de las dudas que los colombianos tenemos alrededor de este virus que está cambiando nuestra rutina y nuestra forma de ver el mundo. También nos cuenta cómo la Fundación Cardioinfantil y los profesionales de la salud se han preparado para enfrentar este gran reto.

 

1. ¿Qué es el COVID-19 y por qué su nivel de contagio?

 

El nuevo virus identificado en China e informado a la OMS (Organización Mundial de la Salud) en diciembre del 2019 es llamado Sars-Cov-2 y la enfermedad producida por este virus es COVID-19. Como los seres humanos no tenemos memoria inmunológica para este virus, todos somos susceptibles de adquirir la infección mientras no se desarrolle una vacuna. El virus se transmite de persona a persona al tener un contacto estrecho (distancia menor a 1-2 metros) con un paciente que tenga el virus (enfermo o asintomático) a través de secreciones como la saliva, el moco y las secreciones oculares. En este momento, la mejor manera de evitar la infección es el distanciamiento físico, un lavado de manos frecuente (cada 2-3 horas) y el uso de mascarillas quirúrgicas al exponernos en sitios públicos.

 

2. ¿Cómo se ha preparado el personal asistencial y las instituciones para enfrentar el COVID-19? 

 

A diferencia de lo sucedido en China, donde empezó esta crisis y no se conocía la magnitud del problema que enfrentarían, nosotros tenemos la posibilidad de prepararnos para enfrentar esta epidemia de la mejor manera. Las decisiones gubernamentales de declarar la cuarentena tienen como objetivo garantizar el distanciamiento físico y permitir a las instituciones hospitalarias mejorar su capacidad de atención.

 

Los hospitales desarrollamos programas de entrenamiento y capacitación de nuestro recurso humano, ampliación en la capacidad instalada en los servicios de Urgencias, Hospitalización y Cuidados Intensivos. Un factor clave es asegurar que los elementos de protección personal (EPP) estén disponibles para el uso de quienes estamos frente a la atención de pacientes con esta enfermedad. Esta es nuestra prioridad en La Cardio y en la Fundación Neumológica.

3. ¿Por qué es tan importante el distanciamiento físico?

 

Como lo comentaba previamente, la transmisión de este virus es persona-persona lo que implica que, al no tener herramientas disponibles, como la vacunación, la alternativa que tenemos es bloquear la transmisión y así disminuir el número de pacientes que se puedan infectar en un corto lapso y requieran atención de manera simultánea en los diferentes niveles clínicos, con el riesgo de colapsar el sistema de salud. Cumplir con este distanciamiento disminuye en el corto plazo el número de pacientes infectados, al tiempo que mejora la capacidad de atención de las instituciones hospitalarias.

 

4. Principal reto y aprendizaje que nos está dejando la pandemia

 

Al ser una enfermedad de reciente aparición, el gobierno, las instituciones y los diferentes actores del sector, tenemos la responsabilidad de tomar decisiones bajo una gran incertidumbre. Día tras día recibimos información que debe ser evaluada de manera muy rigurosa para soportar cada decisión. El trabajo interdisciplinario en nuestra Institución nos permite avanzar y, aunque probablemente ningún país o institución estaban preparados para un reto de la magnitud de esta pandemia, nosotros hemos logrado soportar y desarrollar un plan de trabajo que hoy está listo para la atención de este grupo de pacientes.

 

5. ¿Hay momentos de angustia?

 

La carga emocional que genera esta pandemia en los profesionales de la salud es alta. Una enfermedad muy compleja con poca información clínica; el alto riesgo de complicaciones en los pacientes que ingresan a la UCI (Unidad de Cuidado Intensivo); el riesgo de infección en procedimientos que en otro escenario son de bajo riesgo, como la reanimación, intubación, etc.; el pensar que podemos generar riesgo para nuestras familias o compañeros, en fin… es nuestra responsabilidad. Con compromiso, siguiendo los protocolos y, ante todo, poniendo nuestro corazón, estamos seguros de que saldremos adelante.

 

6. ¿Qué viene en los próximos meses?

 

Esperamos un incremento progresivo en el número de pacientes; el servicio de Urgencias y Hospitalización han modificado la asignación de los pacientes con sospecha o diagnóstico en ciertas áreas que permitan una atención óptima, disminuyendo el riesgo de infección para otros grupos de pacientes. La UCI Médica amplió su número de camas, convirtiendo la Unidad Coronaria en una extensión que permita mejorar nuestra capacidad de respuesta y, paralelamente, se han desarrollado planes de atención en la medida que el número de pacientes así lo requiera.

 

7. Un mensaje para los pacientes y familiares afectados por COVID-19

 

Tenemos el mejor recurso humano, con la tecnología clínica óptima para brindar la atención en el nivel de complejidad que se requiera, siempre basados en el amor hacia lo que hacemos y teniendo como objetivo los mejores resultados clínicos en el marco de la seguridad para nuestros pacientes, sus familias y la comunidad en general.

Ver revista El Soplo – Mayo 2020