Responsabilidad Social mayo 29, 2019
Compartir:

Con el fin de promover la salud cardiovascular a lo largo y ancho del país, el programa social “Regale una Vida” de la Fundación Cardioinfantil, junto a su aliado local, el Hospital Comunal Las Malvinas E.S.E, realizó el pasado 25 de mayo la tercera brigada de diagnóstico cardiológico para atender a niños con enfermedades del corazón en Caquetá.
Gracias a la labor del equipo interdisciplinario, compuesto por cardiólogos pediatras, médicos, trabajadores sociales, personal administrativo y asistencial, fueron valorados en Florencia 124 niños, niñas y adolescentes con sospecha de sufrir enfermedades cardíacas, procedentes de 6 municipios de Caquetá.

Como resultado de esta brigada de diagnóstico cardiovascular, se determinó que 7 niños requieren recibir tratamiento médico debido a su cardiopatía y, si todas las condiciones se cumplen, podrán ser trasladados a las instalaciones de la Fundación Cardioinfantil en Bogotá, para brindarles una atención integral, gratuita y oportuna que les permita mejorar su condición de salud y recibir una segunda oportunidad de vida.

La labor social que se llevó a cabo por tercera vez en el departamento de Caquetá fue posible gracias al apoyo de su aliado regional, El Hospital Comunal Las Malvinas E.S.E, entidad que fue fundamental para el desarrollo logístico de esta brigada y que ahora coordinará con el centro hospitalario el traslado de pacientes a la capital; así como el de otras entidades como la Alcaldía de Florencia y el Ejército Nacional, y de la misma manera personas de la sociedad civil, quienes jugaron un rol fundamental en la puesta en marcha de la jornada.

El compromiso de la Fundación Cardioinfantil por llegar a todos los rincones del país para salvar los corazones de los niños no se detiene, por eso nos sentimos orgullosos de realizar con éxito la tercera brigada de diagnóstico cardiovascular en Caquetá impactando a municipios como Cartagena del Chairá, San Vicente del Caguán, Solano, entre otros. Le regalaremos una segunda oportunidad de vida a los niños más vulnerables del Caquetá, quienes no pueden acceder con facilidad a la atención médica integral y de alta tecnología que requieren sus casos”, afirma Carolina Herrera, Coordinadora de Responsabilidad Social de la Fundación Cardioinfantil.