Creación de entornos saludables para cuidar tu corazón y el de tu familia

Sep / 17 / 2020
180
Redactado por:
Medicina Interna, Cardiología, Hemodinamia e Intervencionismo

En la década de 1970 significativos episodios de contaminación del aire y agua llevaron a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos, a la creación de diversas leyes enfocadas al manejo de la contaminación, luego a principios del siglo XX, las agencias de salud pública se enfocaron en eliminar las principales enfermedades infecciosas, la adopción de estas medidas a través de los años ha logrado duplicar la esperanza de vida, se redujo notoriamente la mortalidad infantil y se eliminaron muchas de las enfermedades infecciosas antiguas.  

 El día mundial del corazón 2020 incita a la creación de entornos saludables en los sitios en donde residimos a tiempo completo como lo son los lugares en donde trabajamos, comemos, jugamos, estudiamos, lo anterior como estrategia principal para reducir los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares. 

 Con la aparición de la pandemia por el virus SARS-CoV-2- COVID-19, se han potenciado todos los esfuerzos del personal de salud y el gobierno nacional para encontrar soluciones eficaces al impacto social y económico de la contingencia, pero a pesar de la necesidad de hacerle frente al COVID-19 no podemos descuidar la prevención y el diagnóstico oportuno de las enfermedades cardiovasculares como principal causa de morbimortalidad, además de la creación de entornos saludables como estrategia para reducir la misma.  

 Acciones que pueden cuidar tu corazón   

  • Cocinar y comer sano, puedes adoptar la dieta mediterránea evitando el consumo de grasas saturadas y aumentando la ingesta de ácidos omega 3 y pescado
  • Junto a la adopción de una dieta saludable, consumir menos del 10% de ingesta de energía proveniente de ácidos grasos saturados 
  • Comer más de 200 gr de frutas secas al día  
  • Consumir pescado 1-2 veces por semana 
  • Hacer ejercicio físico, 75 minutos de actividad física aeróbica de intensidad vigorosa o 150 minuto por semana de intensidad moderada 
  • Limitar el consumo de sal, el tabaco y el alcohol 
  • Controlar periódicamente los niveles de colesterol sérico, controlar el peso y el perímetro abdominal