bandera-colombia  bandera-usa

frasesuperior

Su historia

En el mundo existen hombres que nacen para ser recordados por sus obras, por hacer las cosas bien y de manera desinteresada, por dejar huella en la gente, por cambiar vidas y por la manera significativa en que sus acciones hacen de este un mundo diferente. Así describimos al hombre que soñó y arriesgó todo por los que no tienen nada, quien nos enseñó a pensar primero en el enfermo y en el que necesita atención; al cardiólogo de los niños, al voluntario, al amigo de todos, al hermano, esposo y padre, al entusiasta de la vida, al doctor Reinaldo Cabrera Polanía.

La historia comienza el 28 de diciembre de 1937 en Yaguará (Huila), tierra que lo vio nacer, y a la cual acudía cada vez que necesitaba un respiro de tranquilidad. Hijo del señor Miguel Cabrera Escobar y la señora Aura Polanía, y hermano de Ernesto, Orlando, Camilo, Milciades, Yolanda y Liliana. Estudió primaria en el Colegio Santa Ana en Yaguará y bachillerato en Filosofía y Letras en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en Bogotá. Graduado como Médico Cirujano de la Universidad Nacional en el año 63, cursó un Fellow en Cardiología en Texas Heart Institute of Cardiology (Baylor University), de 1968 a 1971. Posteriormente realizó estudios en Research Fellow, Corazón Artificial, en la Escuela de Enfermedades del Tórax en Madrid, España en 1970. Durante un año se incorporó como Captain U.S. Army Medical Corp, Servicio Militar Obligatorio – Zona del Canal, residente permanente en E.U. entre 1965 y 1966. Fue residente en medicina interna en Kansas University, E.U. 1967 – 1968, y realizó un Internado Rotatorio en la Escuela de Medicina John Hopkins, Baltimore, Universidad de Maryland – Church Home and Hospital US.

Durante este extenso período de formación, el doctor Cabrera siempre tuvo en mente llevar a cabo una obra social, aguardando el momento y la oportunidad perfectos para aplicar su profesión y experiencia.

El sueño

En el año de 1973 un niño llamado Carlos fue el precedente para hacer realidad ese sueño. El pequeño fue diagnosticado por el doctor Cabrera con una enfermedad cardiovascular quien sugirió que fuera operado en Estados Unidos, solución que, infortunadamente, no favorecería a las personas sin recursos económicos, cuyos hijos tuvieran la misma problemática. Una vez recuperado el menor, el doctor Cabrera evidenció el obstáculo económico que tendrían las familias de los niños sin recursos enfermos del corazón, en Colombia.

Por esta razón se elaboraron los estatutos de lo que sería uno de los centros más importantes para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares en la población pediátrica del país. Las instalaciones del Hospital de la Misericordia sirvieron como sede temporal de la naciente Fundación Cardioinfantil, en donde se constituyó la primera Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrica del país.

La Fundación Santa Fe, funcionó como segunda sede, en donde el Programa de cirugía cardiovascular gratuita empezó a ser, cada vez, más reconocido, y lo que se conoce hoy, después de casi cuarenta años, como Programa “Regale una vida”.

Su agudeza mental y serenidad lo ayudaron a tomar decisiones determinantes para lo que sería el futuro de la clínica. Factores como la adquisición de tecnología o ayuda económica, para ampliar el cubrimiento social y el pago de la pequeña nómina, eran su preocupación diaria, pero nunca dejó decaer su sueño. Tanto así, que en ocasiones pagaba a los médicos y al personal con su sueldo, adquirido en otro trabajo, mientras alternaba la medicina con la planeación y dirección de la Cardio.

Los edificios se fueron materializando frente a sus ojos con el pasar de los años, gracias a las donaciones conseguidas por sus compañeros de misión entre quienes se destacan los doctores Carlos LLeras Restrepo y Guillermo Ponce de León, el Consejo Directivo, guía de sus decisiones ejecutorias y su hermano y compañero de travesía y cofundador el doctor Camilo Cabrera. Gente que veía con buenos ojos la obra y la transparencia del manejo a la hora de ayudar a quienes lo necesitaran. Su familia fue el mayor apoyo para sacar adelante aquello, que no se visualizaba ya como un proyecto, sino como una realidad.

Su legado

Su legado lo componen todos, todos los que lo educaron como médico, los que lo entrenaron como cardiólogo, su familia y las familias amigas de la Cardio, quienes compartieron su sueño la Junta Directiva, Americanfrieds, quienes han trabajado junto a él, Directivos, personal asistencial, administrativo, voluntariado, contratistas, y todas aquellas personas e instituciones tanto públicas como privadas, nacionales e internacionales, que siempre tienen en su corazón a la Fundación Cardioinfantil - Instituto de Cardiología.

Trabajar en función del prójimo, de aquellas personas que desean recuperar su salud al ingresar a la Institución y hacer posible que la bondad del ser humano se multiplique en las generaciones futuras.

Los niños de Colombia y sus familias agradecen al doctor Reinaldo Cabrera todo lo que ha hecho por ellos, por su trabajo consagrado como médico cardiólogo, por su generosidad, por su calidez humana, todo lo cual ha significado la felicidad de muchas familias y por la solidez de la Fundación que siempre ha ofrecido una opción de vida para quienes lo necesitan.

El servicio de Gastroenterología de la Fundación Cardioinfantil fue diseñado con los más altos estándares tecnológicos y científicos, para ofrecer a sus pacientes un diagnóstico oportuno a nivel de cualquier patología del tracto gastrointestinal y hepatobilio-pancreática.

Conformado por un selecto grupo de especialistas, quienes trabajan con el compromiso de ofrecer un cuidado especializado y opciones de tratamiento dirigidas a mejorar la salud y la calidad de vida de los pacientes con enfermedades del aparato digestivo, y enfermedades que afecten el hígado y el páncreas, busca prestar atención integral a los pacientes que requieran un manejo multidisciplinario, contando con el apoyo de medios diagnósticos de última tecnología.

Debido al crecimiento que ha tenido este servicio y a las características con las que cuenta, en las que se resalta la infraestructura, tecnología médica y su equipo de especialistas, la Fundación Cardioinfantil fue elegida este año como sede para realizar el primer curso teórico- práctico “Colonospia sin dolor, ¿es esto posible?”, evento que llevó a cabo, por primera vez en Latinoamérica, los pasados 29 y 30 de septiembre y 1ro de octubre, la casa comercial Olympus, con el objetivo de actualizar los conocimientos médicos de estos especialistas y mejorar sus técnicas de inserción y diagnóstico de lesiones tempranas del colon y recto.

El encuentro fue liderado por dos invitados e instructores internacionales, el Dr. Shoichi Saito, director del Departamento Gastroenterología de The Cancer Institute Hospital de Tokio, y el Dr. Edgar Jaramillo, gastroenterólogo del Hospital Ersta de Estocolmo, Suecia; quienes, junto a los doctores Jorge Ceballos y Enrique Ponce de León, especialistas de la FCI, realizaron una parte práctica que incluyó a 22 participantes y una teórica en la cual participaron 48 asistentes, con trasmisión de casos en vivo por circuito cerrado de televisión. Con una asistencia total de casi 50 médicos gastroenterólogos, cirujanos gastrointestinales y coloproctólogos, provenientes de países como México, Chile, Panamá, Costa Rica y Honduras, el evento culminó con éxito y fue un gran encuentro para el aprendizaje y la expansión de conocimientos.

Conscientes de la importancia que tiene el uso de imágenes cardiovasculares en el diagnóstico de los pacientes, el Centro de Imágenes Cardiovasculares de la FCI realizó el pasado 28 de octubre, el Primer Simposio Internacional de Imágenes Cardiovascuales, un evento académico liderado por expertos de talla mundial como el Dr. Leonardo Rodríguez, Jefe del Programa de Entrenamientos de Imágenes Cardiovasculares de Cleveland Clinic en EEUU; Sanjay Prasad Jefe de Unidad de RNM Cardiaca Royal Brompton Hospital en Londres, Inglaterra; Mario García, Jefe de Albert Einstein College of Medicine en Nueva York y Santiago Restrepo Jefe de Imágenes Cardiacas en la Universidad de Texas junto a otros especialistas nacionales de la FCI, quienes ampliaron el conocimiento sobre la importancia del uso de las imágenes cardiovasculares a los más de 250 asistentes, entre Cardiólogos, Médicos, Fellows de Cardiología, Sonografistas, Residentes y Enfermeros; provenientes de distintas ciudades de Colombia y países como Perú y Ecuador.

Durante el evento se resaltaron las diferentes técnicas que, en tiempo real y tridimensional, permiten identificar, seguir y seleccionar a los pacientes candidatos a realizar procedimientos invasivos, como lo es la tomografía computarizada, procedimiento que permite visualizar las arterias del corazón y los vasos grandes del tórax de forma no invasiva. En pacientes asintomáticos, el uso de técnicas como el TAC sin contraste permite saber si estos tienen calcio en las coronarias, lo que indica inmediatamente que el paciente tiene enfermedad coronaria y que son susceptibles para empezar a ser tratados, con anticipación, con medicamentos que mitiguen los factores de riesgo.

El Centro de Imágenes Cardiovasculares de la FCI espera seguir trabajando en la realización de eventos académicos como este cada 2 años, además de continuar identificando sinergias con otras instituciones internacionales de primer nivel para trabajar en diversas oportunidades de colaboración que refuercen temas de investigación y educación continua en esta especialidad.

Neiva, noviembre de 2016. La Fundación Cardioinfantil, a través de su Programa Social “Regale una Vida”, visita diferentes regiones del país con un equipo de médicos cardiólogos pediatras, para ofrecer a niños de escasos recursos económicos, la opción de ser diagnosticados y, en caso de que requieran cirugía, trasladarlos y operarlos, completamente gratis, en Bogotá.

Por esta razón, los próximos 18 y 19 de noviembre de 2016, el grupo de médicos pediatras y cardiólogos pediatras de la Cardioinfantil llegará a Neiva para realizar la brigada número 3 en Huila, en la que esperan diagnosticar a pacientes con sospecha de enfermedades del corazón y, de esta manera, brindar a los niños y sus familias, la guía y ayuda necesaria.

Este evento es posible gracias a la solidaridad y apoyo del Club Rotario Tierra de Promisión, la Universidad Surcolombiana y personas de la sociedad civil que se unen a la causa para cambiar las vidas de los niños de Huila y sus alrededores.

En cada una de las brigadas, la Fundación Cardioinfantil, diagnostica, en promedio, 300 pacientes con sospecha de enfermedades del corazón. En el año 2015 se valoraron en Neiva 183 pacientes procedentes de 28 municipios de Huila, 2 de Caquetá, 1 de Boyacá y 1 de Caldas; el 12.02% resultaron aptos para tratamiento.

Durante los dos días se realizarán toma de signos vitales y valoraciones por pediatría para todos los pacientes, y exámenes especializados (electrocardiograma o ecocardiograma) para quienes los requieran.

Aquellos niños que deban ser operados, serán trasladados a Bogotá, con su mamá o un acompañante, y serán atendidos sin ningún costo.

Tunja, octubre de 2016. Continuando con su compromiso de ayudar a niños vulnerables del país, la Fundación Cardioinfantil culminó su novena versión en Tunja de la Brigada de Detección de Niños con Enfermedades del Corazón, realizada con el apoyo de Mediagnóstica S.A.S y personas de la sociedad civil.

Durante los días 28 y 29 de octubre de 2016 se valoraron 195 pacientes provenientes de 54 municipios de Boyacá. Todos recibieron toma de signos vitales y valoración pediátrica pero sólo aquellos que lo requirieron accedieron también a exámenes especializados como electrocardiogramas, ecocardiogramas y valoración por trabajo social.

Del total de pacientes valorados, 27 niños y niñas fueron clasificados como prioridad 1 y 2, lo cual indica que deben recibir tratamiento (cirugía o cateterismo).

El equipo interdisciplinario de la Fundación Cardioinfantil evaluará cada uno de los casos para proceder con el traslado a Bogotá de aquellos que lo requieran con más urgencia y que cumplan con las características para participar en el Programa Social. Estos pacientes viajarán a la capital y recibirán atención médica, alimentación y hospedaje de manera gratuita.

Cifras del DANE determinan que la primera causa de muerte en el país se debe a enfermedades del corazón. Según la entidad esto equivale al 16% de las muertes naturales del total del país, cerca de 22 mil víctimas solo en el año 2015.

En el caso de la población pediátrica colombiana, la situación no es más alentadora, pues los datos concluyen que en el país la prevalencia de la enfermedad cardiaca es del 0,9 por cada 1.000 nacidos vivos, lo que significa que anualmente deberían intervenirse aproximadamente 5.000 niños, aun cuando, según cifras de un estudio multinstitucional realizado en Colombia, solo 2.500 son operados.

En América Latina cada año nacen 54.000 niños con cardiopatías congénitas, de los cuales 41.000 requieren algún tratamiento y tan solo el 40% de esta población es intervenida. Es por esto que el reto de las sociedades científicas mundiales se ha centralizado en organizar reuniones de alto impacto y campañas de promoción y prevención de las enfermedades cardiovasculares con el objetivo de expandir los últimos adelantos científicos, mejorar los estándares de calidad que permitirán reducir la tasa de mortalidad, ya sea por la patología o por afecciones posteriores a una intervención quirúrgica, y generar conciencia de la importancia que requiere esta problemática, considerada hoy de salud pública.

Desde hace más de 43 años, en la Fundación Cardioinfantil – Instituto de Cardiología, siendo el Centro Hospitalario con el mayor volumen de operaciones de cardiopatías en Colombia, y conscientes de que de no tratar a tiempo estas patologías se puede aumentar la mortalidad infantil, a través de nuestro Programa Social “Regale una Vida”, hemos venido brindando atención gratuita a más de quince mil niños enfermos del corazón, que se encuentran en las regiones más apartadas del país y no pueden acceder a los servicios médicos de calidad y de alta tecnología que requieren sus casos.

Ante este panorama, hemos querido darle valor a la decisión que tuvo la Organización Mundial de la Salud, junto con la UNESCO, de definir el 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón, conmemorando este día a partir del desarrollo de una iniciativa que busca incentivar a los colombianos para que tomen conciencia sobre las enfermedades cardiovasculares y ayuden a hacer visible la importancia que estas tienen, sus mecanismos de prevención y la necesidad de ponerle cuidado al corazón, para reducir la cifra del mayor índice de mortalidad en el mundo.

Lo único que debes hacer es pintarte un corazón en cualquier parte del cuerpo e invita a tus familiares, amigos y conocidos a que también lo hagan. Tómate una foto y súbela en tus redes sociales compartiendo con esta una recomendación de cómo cuidar tu corazón, usa el hashtag #PonteElCorazón y ayúdanos a comunicar y hacer visible la importancia que tienen las enfermedades cardiovasculares.

¡Este 29 de septiembre #PonteElCorazón!

Cúcuta, septiembre de 2016. La Fundación Cardioinfantil, a través de su Programa Social “Regale una Vida”, visita diferentes regiones del país con un equipo de médicos cardiólogos pediatras, para ofrecer a niños de escasos recursos económicos, la opción de ser diagnosticados y, en caso de que requieran cirugía, trasladarlos y operarlos, completamente gratis, en Bogotá.

Por esta razón, los próximos 30 de septiembre y 1 de octubre de 2016, el grupo de médicos pediatras y cardiólogos pediatras de la Cardioinfantil llegarán a Cúcuta para realizar la brigada número 10 en Norte de Santander, en la que esperan diagnosticar a pacientes con sospecha de enfermedades del corazón y, de esta manera, brindar a los niños y sus familias, la guía y ayuda necesaria.

Este evento es posible gracias a la solidaridad y apoyo del Despacho de la Primera Dama del Departamento, el Hospital Erasmo Meoz y personas de la sociedad civil que se unen a la causa para cambiar las vidas de los niños de Cúcuta y sus alrededores.

En cada una de las brigadas, la Fundación Cardioinfantil, diagnostica, en promedio, 300 pacientes con sospecha de enfermedades del corazón. En el año 2015 se valoraron en Cúcuta 318 pacientes procedentes de 16 municipios de Norte de Santander y 1 de Venezuela; el 3.46% resultaron aptos para tratamiento.

Durante los dos días se realizarán toma de signos vitales y valoraciones por pediatría para todos los pacientes, y exámenes especializados (electrocardiograma o ecocardiograma) para quienes los requieran.

Aquellos niños que deban ser operados, serán trasladados a Bogotá, con su mamá o un acompañante, y serán atendidos sin ningún costo.

Cartagena, septiembre de 2016. Continuando con su compromiso de ayudar a niños vulnerables del país, la Fundación Cardioinfantil culminó su décima sexta versión en Cartagena de la Brigada de Detección de Niños con Enfermedades del Corazón, realizada con el apoyo de la Fundación Tiéndele la Mano a un Niño, El Universal, la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar y personas de la sociedad civil.

Durante los días 2 y 3 de septiembre de 2016 se valoraron 246 pacientes provenientes de 18 municipios de Bolívar, 2 de Magdalena, 2 de Sucre, 2 de Guajira y 1 de Córdoba. Todos recibieron toma de signos vitales y valoración pediátrica, pero sólo aquellos que lo requirieron accedieron también a exámenes especializados como electrocardiogramas, ecocardiogramas y valoración por trabajo social.

Del total de pacientes valorados, 23 niños y niñas fueron clasificados como prioridad 1 y 2, lo cual indica que deben recibir tratamiento (cirugía o cateterismo).

El equipo interdisciplinario de la Fundación Cardioinfantil evaluará cada uno de los casos para proceder con el traslado a Bogotá de aquellos que lo requieran con más urgencia y que cumplan con las características para participar en el Programa Social. Estos pacientes viajarán a la capital y recibirán atención médica, alimentación y hospedaje de manera gratuita.

Cartagena, julio de 2016. La Fundación Cardioinfantil, a través de su Programa Social “Regale una Vida”, visita diferentes regiones del país con un equipo de médicos cardiólogos pediatras, para ofrecer a niños de escasos recursos económicos, la opción de ser diagnosticados y, en caso de que requieran cirugía, trasladarlos y operarlos, completamente gratis, en Bogotá.

Por esta razón, los próximos 2 y 3 de septiembre de 2016, el grupo de médicos pediatras y cardiólogos pediatras de la Cardioinfantil llegará a Cartagena para realizar la brigada número 16 en Bolívar, en la que esperan diagnosticar a pacientes con sospecha de enfermedades del corazón y, de esta manera, brindar a los niños y sus familias, la guía y ayuda necesaria.

Este evento es posible gracias a la solidaridad y apoyo de la Fundación Tiéndele la Mano a un Niño, la Fundación Juan Felipe Gómez, El Universal y personas de la sociedad civil que se unen a la causa para cambiar las vidas de los niños de Bolívar y sus alrededores.

En cada una de las brigadas, la Fundación Cardioinfantil, diagnostica, en promedio, 300 pacientes con sospecha de enfermedades del corazón. En el año 2015 se valoraron en Cartagena 271 pacientes procedentes de 12 municipios de Bolívar, y de Magdalena, Sucre, Córdoba, La Guajira, Atlántico; el 9.59% resultaron aptos para tratamiento.

Durante los dos días se realizarán toma de signos vitales y valoraciones por pediatría para todos los pacientes, y exámenes especializados (electrocardiograma o ecocardiograma) para quienes los requieran.

Aquellos niños que deban ser operados, serán trasladados a Bogotá, con su mamá o un acompañante, y serán atendidos sin ningún costo.

Montería, agosto de 2016. Continuando con su compromiso de ayudar a niños vulnerables del país, la Fundación Cardioinfantil culminó su novena versión en Montería de la Brigada de Detección de Niños con Enfermedades del Corazón, realizada con el apoyo del Club Rotario Montería II, el Hospital San Jerónimo y personas de la sociedad civil.

Durante los días 5 y 6 de agosto de 2016 se valoraron 398 pacientes provenientes de 23 municipios de Córdoba, 4 de Sucre, 2 de Bolívar, 2 de Antioquia, 1 de Quindío, 1 de Bajo Cauca y 1 de Cundinamarca. Todos recibieron toma de signos vitales y valoración pediátrica pero sólo aquellos que lo requirieron accedieron también a exámenes especializados como electrocardiogramas, ecocardiogramas y valoración por trabajo social.

Del total de pacientes valorados, 29 niños y niñas fueron clasificados como prioridad 1 y 2, lo cual indica que deben recibir tratamiento (cirugía o cateterismo).

El equipo interdisciplinario de la Fundación Cardioinfantil evaluará cada uno de los casos para proceder con el traslado a Bogotá de aquellos que lo requieran con más urgencia y que cumplan con las características para participar en el Programa Social. Estos pacientes viajarán a la capital y recibirán atención médica, alimentación y hospedaje de manera gratuita.

Página 1 de 29