bandera-colombia  bandera-usa

frasesuperior

Palabras del director

doctor r1 c1

Crecer para ayudar

Hacer un recorrido por más de cuarenta años de servicio a nuestros pacientes es sorprendente, y lo es más aún mirar los resultados de la visión que tuvieron nuestros fundadores, quienes desde el principio pensaron en la salud de los niños desprotegidos, y especialmente de aquellos con cardiopatías congénitas, como el principal objetivo de su obra.

Los iniciales cinco mil metros cuadrados de la Fundación Cardioinfantil pasaron a ser un complejo clínico de cuarto nivel de 70.000 metros cuadrados, con prometedores avances en 53 especialidades médico-quirúrgicas.

Hoy el balance nos presenta resultados sociales muy positivos. La atención y la solución oportuna de las patologías de alrededor de quince mil niños provenientes de toda la geografía colombiana es una realidad, gracias al valioso aporte de las personas de buena voluntad y a nuestro equipo de profesionales a cargo de esta gran misión, el Programa Social, tanto en las jornadas extramurales como en la realización de los procedimientos hemodinámicos y quirúrgicos en nuestras salas de procedimientos y en los procesos de recuperación en cuidado intensivo y hospitalización.

Con la misma dedicación realizamos nuestra labor cuando se trata ya no solo de la vida de nuestros niños, de la cual nos sentimos responsables, sino ahora también de los adultos colombianos y extranjeros a quienes prestamos el mejor servicio humano y tecnológico para restablecer su salud. Logros que nos permitieron ser acreditados internacionalmente por la Joint Commission International.

Las mejoras físicas son otra de nuestras preocupaciones constantes. Cada año planeamos la ejecución de avances arquitectónicos a fin de ofrecer una clínica vanguardista tanto estética como funcionalmente, con espacios modernos, cálidos que cambian el concepto hospitalario, siempre con los estándares y la normatividad requeridos para la correcta prestación de los servicios y buscando la seguridad y la comodidad de los pacientes.

La Fundación tiene corazón, un corazón que late por la gente que en ella habita, sus pacientes, familiares, acompañantes, colaboradores y voluntarios.

Santiago Cabrera González

Director Ejecutivo Fundación Cardioinfantil – Instituto de Cardiología